• Inicio
  • A nuestro aire
  • ¿Qué requisitos debe tener una mascarilla infantil? ¿Cuál elegir para tu hijo?

¿Qué requisitos debe tener una mascarilla infantil? ¿Cuál elegir para tu hijo?

Publicado el 16-07-2020  en consejoscuidarinfantilniñasniñosprotegerrecomendacionesvacacionesverano

Desde que el mundo cambió a mediados de marzo, las mascarillas han vivido una revolución “a saltos”. Partimos de la “no-obligatoriedad”, y pasamos por considerarlas recomendables -para todos aquellos que pudieran presentar síntomas- a utilizarlas bajo determinadas circunstancias. Finalmente hemos llegado a la situación actual: mascarilla obligatoria para toda la población y, dependiendo de las comunidades, también en todo momento.

A medida que se intensificaba la necesidad y obligatoriedad de su uso, la Red se ha inundado de ofertas de mascarillas de muy diferentes precios, modelos, cualidades y tejidos. Las opciones son prácticamente infinitas.

Sin embargo, poco se ha hablado de cuál sería la mascarilla ideal para un niño/a de a partir de los 3 años (edad a la cual recomiendan que los menores utilicen mascarillas). La cara del niño no es igual a la de un adolescente y muy lejos queda la de un adulto, es más pequeña, la piel es más sensible y la elección ha de ser en función del tamaño y el tejido.

Los menores son más propensos a sufrir dermatitis atópicas, a cansarse antes de las mascarillas (al fin y al cabo ninguno estamos acostumbrados a llevarlas), puede molestarles las orejas, y por supuesto su nivel de aguante es menor.

El BOE publicó que han de regirse por la norma UNE 0065. No obstante en dicha norma no se especifica el tejido del que deben estar hechas, y es un factor muy a tener en cuenta para la piel de los usuarios, aún más si se trata de pieles sensibles, como la de los niños pequeños.

Hemos preguntado de manera informal a un grupo de madres y padres, y todos coinciden en que lo ideal sería que fueran mascarillas con muy buena transpirabilidad (idealmente de algodón orgánico, ya que así evitan posibles alergias ó dermatitis atópicas), ajustadas a su talla (ni pequeñas que puedan hacerles daño en las orejas ni muy grandes que no sirven para nada ya que se les abre en los bordes), y que resulten atractivas para sus hijos (así es más fácil que se las pongan).

Al entrar en tema de gustos,  lo que nos cuentan los padres y madres que influye más positivamente en la disposición de la niña o el niño a usar la mascarilla es, sobre todo, que los mayores las lleven puestas; predicar con el ejemplo es sin duda la mejor decisión.  Muchos de ellos incluso coincidían en que toda la familia usara el mismo modelo de mascarilla. A sus hijos les hacía sentirse más seguros porque llevan “la misma mascarilla que papá y mamá´”.

Las familias con varios hijos coinciden que la variedad de tallas es primordial, y que agradecen poder escoger entre rango de edad desde los 3 a los 5 años, de 6 a 9 años y de 10 a 12 años.

Escoger una mascarilla quirúrgica para un menor no es lo más recomendable. Tampoco las realizadas con materiales artificiales o sintéticos, como el poliéster, por muy “chulo” que sea su estampado. Simplemente con pararnos a pensar un momento con qué tipo de tejido les vestimos en verano se entiende mejor.

¿Verdad que no le pondríamos a ninguno de nuestros hijos -ni siquiera a nosotros mismos- una camisa o un pantalón de poliéster en pleno verano? Con mucho más motivo, parece natural que con no les tapemos la boca, la nariz, la cara, con ese tipo de tejidos. Con ellos estamos provocando que tengan que dedicar más esfuerzo a respirar, lo que conduce a que toleren menos la mascarilla y, por tanto, a que estén deseando quitársela cuanto antes (con la consecuencia evidente de exponerse al COVID-19).

A la hora de comprarlas, en todas las mascarillas infantiles ha de verse perfectamente la advertencia de que debe ser utilizada bajo la supervisión de un adulto. Siempre ha de ir especificado, igual que en las mascarillas para adulto, las características esenciales de la mascarilla, como la talla, si son reutilizables ó no, instrucciones de uso, colocación y mantenimiento de la misma. Sin olvidar el fabricante, composición y periodo de uso recomendado.

Todas las mascarillas deben ajustarse a la cara, cubrir nariz, boca y barbilla.

Las mascarillas higiénicas reutilizables son, además, un excelente elemento educativo. En primer lugar, porque ayudan a entender a los menores el sentido de la responsabilidad sobre su propia salud y la de los demás (la de los abuelos, a los que tanto quieren), pero también a tomar conciencia sobre el cuidado del medioambiente. Como se trata de una prenda pequeña y manejable, de uso personal, sirve también para iniciarles en el cuidado de sus pertenencias (con su propio estuche protector), y a que aprendan a lavar y planchar sus prendas, tanto ellos como ellas, con lo que se añade un granito de arena a la necesaria igualdad de género en el momento clave, el de su formación.

En el siguiente enlace puedes elegir el pack idóneo para tu familia y la talla más adecuada para la mascarilla de tu hijo/a, con la seguridad de que una lamasQ natura no solo le protege sino que, además, cuida el que respire con menos esfuerzo, sin efectos sobre su piel, y ayudando a que el planeta respire también un poco mejor: 

https://lamasq.com/collections/seccion-packs

foto: francesco de tommaso - unsplash

VOLVER ARRIBA